ANPDH

Asociación Nicaraguense Pro-Derechos Humanos.

Para realizar todo tipo de gestiones migratorias: Citas de Elegibilidad, Denuncias, Llamadas y Constancias   por favor ingresar en siguiente botón:

COVID - 19

ANPDH en Costa Rica activa protocolo de emergencia para los   Nicaraguenses que presenten síntomas relacionados al COVID-19.

OACNUDH urge tomar medidas para combatir COVID-19 en cárceles y centros de detención

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michel Bachelet urgió a los gobierno a tomar medidas frente a la pandemia de Coronavirus o COVID-19 que afecta a gran parte del mundo, en esta ocasión, la funcionaria se enfocó en las cárceles y centros de detención los cuales no presentan condiciones para los encarcelados.

“El COVID-19 ha empezado a propagarse en las prisiones, las cárceles y los centros de detención de migrantes, así como en hospicios y hospitales psiquiátricos, y existe el riesgo de que arrase con las personas recluidas en esas instituciones, que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad”, declaró Michele Bachelet.

En Nicaragua las diferentes cárceles del país viven en hacinamiento ante la falta de inversión por parte del régimen Ortega Murillo, además, en los últimos años se ha utilizado para encarcelar a personas disidentes de la dictadura a los que se les denomina como presos de conciencia o reos políticos.

“En muchos países, los centros de reclusión están atestados y en algunos casos lo están de manera peligrosa. A menudo los internos se encuentran en condiciones higiénicas deplorables y los servicios de salud suelen ser deficientes o inexistentes. En esas condiciones, el distanciamiento físico y el autoaislamiento resultan prácticamente imposibles”, añadió.

La funcionaria, quien ha sido enfática en “es esencial que en los planes para afrontar la crisis los gobiernos aborden la situación de las personas reclusas, a fin de protegerlas y proteger también al personal de los centros, los visitantes y, por supuesto, al conjunto de la sociedad”.

Ante el vacío de poder que ha dejado el dictador Daniel Ortega desde su última aparición desde el mes pasado, Rosario Murillo, su esposa, ha ocupado este puesto, sin embargo, no han establecido medidas sanitarias para combatir este virus.

“A fin de prevenir nuevos brotes de COVID-19 tal vez sea necesario limitar las visitas a las instituciones de reclusión, pero las medidas de esta índole han de aplicarse de manera transparente y deben comunicarse con claridad a las personas afectadas. La suspensión súbita de contactos con el mundo exterior puede agravar una situación que de por sí quizá sea ya tensa, difícil y potencialmente peligrosa”, dijo Bachelet.

 

A %d blogueros les gusta esto: