ANPDH

ANPDH preocupada ante detención ilegal de activistas en Nicaragua

En voz del doctor Álvaro Leiva, la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos mostró su preocupación por las acusaciones impuestas por la Fiscalía del régimen Ortega Murillo en contra de 16 activistas de derechos humanos y miembros de la oposición de Nicaragua.

“Es lamentable cómo el régimen Ortega Murillo penaliza y criminaliza actos propiamente en promoción de defensa de derechos humanos, hoy 16 activistas miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco han sido encarcelados y procesados simplemente por asistir humanitariamente”, resaltó el defensor  de Derechos Humanos que radica en Costa Rica, Álvaro Leiva.

Entre los detenidos se encuentran los activistas Ivania Álvarez, Hanzel Quintanilla, Jesús Tefel, Roberto Büschting, Neyma Hernández, Wendy Juárez, José Medina, Atahualpa Quintero, Olama Hurtado, Melvin Peralta, Olga Valle y Derlis Hernández, quienes el jueves por la noche se dirigían a Masaya a entregar agua a las personas que están en huelga de hambre en Masaya.

La APDH también se mostró preocupada por la situación que viven las madres y familiares de presos políticos que desde el pasado jueves se mantienen dentro de la iglesia San Miguel Arcángel en la ciudad de Masaya ubicada a 26 kilometros de la capital Managua.

“Como organismo de Derechos Humanos esto lo miramos como un acto hostil para los derechos”, enfatizó el doctor Leiva. 

Las madres de presos políticos se mantienen en huelga de hambre

La Fiscalía del régimen Ortega y Murillo ha violado el debido procedimiento y ha impuesto acusaciones de “terrorismo” a los 16 jóvenes, además, los ha incriminado de portar “armas de alto calibre” según la acusación del Ministerio Público de Nicaragua, sin embargo, no hay pruebas que puedan servir de argumentos para dicha acusación, ya que únicamente portaban banderas de Nicaragua y agua embotellada.

 

«12 artefactos explosivos, conocidos como bombas molotov, una escopeta con 16 municiones calibre 12 con serie borrada, 3 revolver con 18 unidades de municiones calibre 38 con serie borrada, y 3 automóviles tipo Sedan», son las pruebas fabricadas por funcionarios del régimen de Ortega y Murillo en contra de activistas de derechos humanos en Nicaragua.

El director de la ANPDH, doctor Álvaro Leiva, toma como propios los pronunciamientos que han realizado la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, OACDH, que exige la libertad inmediata de las personas detenidas después del 14 de noviembre por solidarizarse y portar víveres a Masaya. 

A %d blogueros les gusta esto: